Return to Terroir.

En el Melbourne Wine & Food Festival.

Estas crónicas que iré colgando, a agua pasada, son transcripciones del cuaderno de viajes de Australia, hechas desde la tranquilidad de Corullón.

Hace unos cinco años estuvo por el Bierzo una tal Dee Nolan, escritora australiana, andaba camino de Santiago escribiendo sobre gastronomía desde Francia.

Pues bien para mi sorpresa apareció en la feria, que Julian Castagna (ya hablare de el, sus viñas y sus vinos mas adelante) nos había organizado en Melbourne, con el libro ya impreso y con la foto que veis mas arriba; si, ahí estamos Titin y yo, que recuerdos!!!

La feria, cata o degustación, estaba enmarcada en el Melbourne Wine & Food festival, un macroevento con mas de 250 actividades entorno al buen comer y mejor beber, en todos los sentidos, ya que se hablaba mucho de calidad, también de nutrición, clases magistrales de grandes chefs, como por ejemplo con Elena Arzak, con la que tuvimos el placer de compartir una divertida cena el restaurante Cuttlers & co., degustaciones de todo tipo de productos, etc.

Se hablaba mucho de “organic farming”, y es que aquí al agricultor le llaman “farmer”, no importa a que se dedique, si a la viña, a las manzanas, a las vacas o lo que sea; y es un buen concepto, si en verdad fueran unos “granjeros completos” u “orgánicos” entendiendo la granja como un organismo completo, en el que se entremezclan cultivos y cría de animales, y además “granjearan” del verbo granjear, que debiera existir en castellano; pero como os podéis imaginar en un país donde la agricultura esta súper industrializada, no siempre es así, pero hay un gran movimiento que crece en buena dirección, sobre todo con lo que aquí dieron en llamar “Permacultura”, ya en los años 70, que no descubro nada en estas líneas, lo se. En mis días libres, cuando acabe el tour comercial, espero tener un contacto más directo con el rural australiano, y contarlo aquí. Otro paralelismo que podriamos aplicar a la traducción algo libre es la de “la vuelta al terruño”, que tanta falta nos hace en los pueblos rurales.

Pero “La renaissance des Appelations” es un grupo creado por el viticultor del Loira, Francia, Nicolas Joly por el año 1999 o 2000; el cual pretende recuperar y dar valor a los vinos que mantienen el respeto por el concepto clasico de denominación de origen, esto de alguna manera tambien ayuda a la vuelta a la gente al mundo rural, claro. Descendientes de J. Palacios y Alvaro Palacios (Priorat) pertenecemos a este desde el año 2001, y hemos hecho infinidad de catas a lo largo del mundo, la primera que recuerdo fue en Paris, después Burdeos, Nueva York, Moscu, Montreal, Madrid, Tokio, etc. hasta esta de Melbourne.

En el grupo somos ya mas de 190 viticultores de todo el mundo, pero en esta ocasión aprovechare para hablar de los locales + los Neocelandeses que nos acompañaron.

Lo que mas me gusto, a parte de Julian Castagna que tendrá su propio capitulo cuando haga la visita a su “Farm”, fueron los Sargood Mills, una joven pareja (en la foto) de Rippon un viñedo en suelo pizarroso a la orilla del lago Wanaka allá en New Zealand, sus vinos a base de Pinot Noir estaban especialmente finos y estructurados, con una acidez bien equilibrada y no excesivo alcohol perceptible (por que de alcohol andaban bien), algo de lo que pecan bastante los vinos de aquí, la falta de estructura acido-amarga. Los blancos de Chardonay y Gewurtraminer no me gustaron tanto. Pero en tinto hacian selección de viñedos segun las diferencias en los suelos pizarrosos, si tienen mas arcilla o silicatos o lo que sea… vamos como hacemos nos en Corullón. Tienen la feliz idea de reunir en una publicación los criterios de diferentes viticultores alrededor del mundo los cuales sus viñedos reposen sobre suelos de fromacion metamórfica y mas concretamente pizarrosos, mantendremos informados, ya que nosotros por supuesto vamos a colaborar con ellos. Una gente muy cercana y amable, jóvenes agricultores con los que enseguida hice buenas migas… lastima que estén tan lejos. En España se pueden comprar sus vinos a través de “Winetipodes” de Cesar Roderas.

Otros neozelandeses que me sorprendieron, esta vez más por su organización que por sus vinos, ya que elaboraban mas de 30 vinos diferentes, de otras tantas variedades y para mi ninguno destacaba realmente, digamos que una buena media… son los de Seresin en Marlboroug. Según me iba contando me parecía la finca ideal, tracción animal, elaboración de distintos productos incluidos los vinos, etc, etc, etc… Podeis consultar también su blog.

Los Millton también NZ, viejos conocidos y para mi los mejores blancos antipódicos!

Y por ultimo un francés, Jiles Lapalus,  haciendo vino en Australia, muy al estilo del Loira, pero como con mas chicha, la chicha Australiana, pero controlada, por decirlo de alguna manera. Están en el Pueblo de Sutton Grange al sur de Bendigo, en el que también hacen un grandisimo queso de cabra que una noche probamos en casa de Scott, el amable importador de nuestros vinos, Holly Goat se llama, “la cabra celestial, lo dicho.

Habia alguno mas, como Cullen, Jasper Hill and Ngeringa y mas NZ Fellton road, con buenos Pinots, no me sorprendieron tanto, pero ricos. Los Jasper Hill algo exagerados.

Después de dos largos días de ejercer de camareros al servicio de los entusiastas visitantes de la feria, tuvimos una agradable cena informal en “Enoteca” un bar de vinos de los que te gustaría tener debajo de casa.

Disfrutamos el poder compartir con los otros viticultores un rato al lado de una copa, lo cual apenas es posible durante las ferias. La acalorada conversación entre Joly y Castagna, en la foto, inolvidable.

La organización local de la mano de Julian estuvo bien respaldada por la organización del festival, mención especial al periodista y escritor, Max Allens, defensor a ultranza de los viticultores “de verdad” de Australia, y que me regalo amablemente su libro “The Future Makers” compendio de los viticultores que están revolucionando el panorama en este país. El blog de Max

Rucio.

Melbourne, 15 de Marzo del 2011.

[nggallery id=8]