Este Viernes, un Ateneo Rural muy especial.

 

Un viaje en bicicleta durante casi dos años desde la Patagonia hasta centro America.

Miguel Comendador, Ovetense, Biologo, explorador y gran narrador de historias; nos expondrá parte de su increíble experiencia este viernes en el Ateneo Rural de Corullón.

Desde principios de 2011 hasta finales de 2012, ha realizado una envidiable hazaña y lo mejor de todo es como nos lo ha ido contando en su blog “Del Naranco a los Andes” con su verborrea habitual, nos hizo participes de sus buenos y malos momentos, nos hizo imaginar que le acompañabamos en su aventura. Y ahora nos la quiere contar y enseñar en imágenes.

Se centrara la presentación en su paso por el Salar de Uyuni…

“Con la luz del atardecer y estando nublado, con las bandadas de flamencos que vienen de todos los alrededores a pasar la noche en el Salar, volando a ras del agua y reflejándose en ella, cuando se han ido todos los coches de turismo […] la sensación extraña se acentúa y hay una atmósfera muy irreal, como estar soñando o en duermevela…”

“El Salar con agua, un volcán en erupción y los Puertos de Agüeria en otoño son tres cosas que hay que ver antes de morir.”

“Al final llegué a la Isla totalmente exhausto y no sólo me derrumbé en la arena cual náufrago, sino que efectivamente se tiene la sensación que, supongo, tenían los marineros al pisar tierra firme después de cruzar el Atlántico. […] Cuando hube descansado un poco exploré la isla. En realidad es muy pequeña (menos de 1000×500 m), pero costeando desde el agua y pasando de cala en cala, seguí teniendo la sensación de que me iba a encontrar un puerto pirata secreto o una tribu de caníbales. […] Lo que encontré fue el hotel que ya sabía que existía, que está cerrado en esta época del año pero guardado por un chorbo y su compañera (así la llamó), que acababa de llegar en el autobús que me había cruzado. El chorbo sí que debía de tener el mal del marinero (o del presidiario), porque no les volví a ver el pelo. No me extraña, viviendo solo en una isla desierta, con este tiempo de mierda y rodeado de todos esos cactus bien enhiestos.”

Seguro que también tenemos tiempo para disfrutar de otras jugosas anécdotas.

No os lo perdais este viernes a partir de las 20:30 en el Ateneo Rural de Corullón en la Granja Escuela Cando.