De Corullón a Calce.

Ayer fue un gran dia, recibimos en Corullón la visita de uno de mis grandes maestros del vino.

Ghislaine y Gerard Gauby, vinieron a por este mastín leones que hemos conseguido en Truebano, en la comarca de Babia, montaña Leonesa, colindante con el Bierzo.

Pasamos una buena tarde visitando el viñedo, los bichos, catando en la bodega y cenando tranquilamente unas tipicas viandas bercianas. Gerard, dijo que estaba todo muy rico, y eso para mi es la segunda mejor bendición que he recibido; la primera me la dio Charlie Foucault, cuando vino hace tres o cuatro años con toda la familia desde el Loira. Lo mas grande de Francia.

Asi que desde hoy mismo, hay un pedacito de esta tierra en una de las mejores granja-bodega que yo conozco, alla en el Lagedoc-Rousillon, cerca de Perpignan.

Buen viaje “León”, el nombre es evidente, te vas a buena casa.